miércoles, 27 de junio de 2012

Se me subió el muerto encima

Hoy vengo a relatar algo que me sucedió hará como tres o cuatro años, una de esas experiencias que rozan lo paranormal y que quizás tenga poco que ver con el título que he puesto, pero es algo con lo que quizás sí guarde algo de relación.

Para los que no sepáis de qué va la expresión "se me ha subido el muerto encima" (nada que ver con la famosa expresión "quien me ha puesto la pierna encima"), y a grandes rasgos, os explicaré que se trata de un fenómeno que experimentan algunas personas y del que se tiene constancia desde hace cientos de años.
¿Alguna vez te ha pasado que a punto de despertar te has quedado inmóvil sin poder moverte? eres consciente de todo, oyes voces, pasos, crujidos extraños y una fuerte presión sobre el pecho que no deja moverte, estás como inmovilizado. Pues a eso se le llama comúnmente "subirse el muerto" o el "Old Hag syndrome" (el síndrome de la vieja bruja). A ver, esto de paranormal no tiene nada, tiene una explicación científica de la cual váis a encontrar decenas de referencias en internet.

Pero lo que yo vengo a contaros es algo muy raro, tiene algo que ver con todo esto pero no del todo. Y lo cierto es que es algo intrigante. Ya se que ante este tipo de historietas para no dormir sólo quedan dos cosas: 1) creérselas 2) no creérselas. Antes de nada os diré que soy bastante reacio a todo el temita de las cosas raras y soy de los que intentan encontrar explicaciones a todo. Pero cuando no las hay... pues no las hay. Y la verdad es que además soy algo propenso a sufrir este tipo de experiencias fuera de lo normal.

Al tema. El caso es que estaba durmiendo plácidamente con mi novia al lado, amanecía, cuando de repente abrí un ojo y ví a una vieja horrible, del estilo de las fotos que os pongo más abajo, que sacaba la cabeza por el lado opuesto a donde yo dormitaba. Me quedé inmóvil viéndola, aterrado, con la sangre helada (en este caso sí que estaba inmovilizado), y en tres rápidos movimientos parecidos al de la fantasma de Ju-ON - (La maldición), el de Kayako bajando las escaleras, como si tuviera todos los huesos del cuerpo rotos, se plantó encima mío. Justo al hacerlo empecé a gritar como un histérico intentando sacármela de encima. En ese momento me despertó mi novia asustada. Mis gritos la despertaron y vió como justo estaba convulsionando mientras agitaba violentamente mis brazos. Algo ALUCINANTE.


Es imposible olvidar todavía hoy la neutra expresión de su cara, sus harapos malolientes y sobretodo el movimiento veloz que hizo para inmovilizarme. De verdad, una cosa estremecedora. Pero el hecho es que al despertar teníamos que coger el coche e ir a ver a unos amigos a una población cercana a Barcelona, como a 60 kilómetros. Al despertarme totalmente una sensación extraña recorrió mi cuerpo. .- Creo que no deberíamos ir a verles .-dije en tono entre serio y preocupado. Pero lo hicimos. ERRRRRRROOR.

Al llegar a dicha población dejé a mi novia en la tienda de la mujer de mis amigos y me fui a buscar (10 kilómetros más arriba) al marido porque tenía que darme una documentación y arreglar unos asuntos. Y así fue. Llegué, recogí la documentación, arreglé los temitas con él y cada uno con su coche nos fuimos de nuevo a buscar a las chicas. Pero con la diferencia de que él cogió la autopista y yo la nacional por despiste. Y al coger una rotonda noté un grandísimo impacto en la puerta del copiloto que desplazó el coche unos metros. Me quedé flipando. ¿Que ha pasado? en medio de la sorpresa me doy cuenta: He tenido un accidente. Salgo del coche, evalúo los daños y veo que toda la puerta del copiloto estaba hundida. Suerte que no estaba mi novia!


Del otro coche salen 3 chinos muy serios. Uno de ellos, el que conducía se quería escaquear, llamé a la policía y resulta que encima tenía los papeles caducados y tal. Bueno, casi una hora haciendo partes y esas cosas... y con el susto encima! Al llegar con el coche hecho una miga mi novia lo flipó un rato largo y no pudo sino acordarse del tema de la vieja.


El resto del día siguió a su ritmo, sin más sobresaltos... jejeje. Pero al llegar a casa recuerdo que ella se puso a buscar información sobre el tema. Evidentemente encontró esto de "subirse el muerto encima" y lo de la "Old Hag", pero recuerdo que también encontró algo (que he buscado y no he logrado volver a encontrar, supongo que gracias al nuevo pingüino de Google y los malísimos resultados que muestra últimamente), algo raro, una mención de algún sitio que decía que en no se qué cultura contaban que se aparecía una vieja como la que yo os he descrito para avisarte de una desgracia... lo malo es que no encuentro dicha referencia!!!

La verdad es que mientras lo escribo tengo los pelos de punta, soy bastante aprensivo con las cosas que no tienen explicación, la verdad. Y es que además el careto de la vieja acojonaba de verdad...En fin, molaría si encontrase esa referencia que os digo sobre la vieja que se aparece para alertar de algo porque me quedé con las ganas de saber exactamente de qué iba el tema y si le ha pasado a alguien más.

¿Os ha pasado algo similar? Contádmelo! que entre locos seguro que nos entendemos mejor! jajaja

6 comentarios:

  1. uffff... que acojone!! yo no podria volver a dormir en la misma habitación!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no me queda más remedio!!! XD

      Eliminar
  2. LOL
    A mi no me ha pasado eso, nunca lo había oído :S pero si creo en estas cosas.
    Menos mal que no pasó nada grave

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustan estos temas... tengo para dar y regalar experiencias, la mayoría documentadas... así que ya iré poniendo más!! tengo alguna foto que pone los pelos de punta.

      Eliminar
  3. Que miedoo!!! Dios, a mi me habria dao un infarto, joder es que ya verla al lao de tu cama acojona pero que se te suba encima ya... Uff espero q no me pase nunca algo asi! (Ni a mi ni a nadie claro jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es una experiencia más que poder contar a los amigos cuando estás de borrachera... XD

      Eliminar